electroHead



20050909

Todosantos - Aeropuerto (2005)

thumbnailAeropuerto es uno de los lanzamientos más esperados del 2005. Todo esto como consecuencia de la inmensa actividad de esta banda durante el 2004, que los llevó hasta Buenos Aires representando a Venezuela en la gira Rock en Ñ (compartieron cartel -mas no escenario- con Gustavo Cerati) y a ganar como Banda Revelación en los premios Venezuela Pop&Rock.

El concepto de arte del disco está interesante, pero poco práctico. Resulta casi imposible abrir el disco sin dañar el envoltorio (hay que verlo para entender lo que digo).

En cuanto a la música (lo más importante), es un buen nivel para un disco debut, pero quizás queda un poco por debajo de lo esperado, sobre todo por las expectativas que había alrededor de ellos. Se puede afirmar que esta banda es la respuesta caraqueña a propuestas electro-pop como Submarino y Duplex del colectivo Merideño Los Andes Electrónicos.

En el disco encontramos pop tradicional con destellos de electrónica (1999, A veces), baladas electrónicas con influencia de Múm (Estúpido, Ilegal), un tema dark en homenaje al desaparecido cantante de Joy Division (Ian Curtis), muchos temas electro-pop instrumentales (Providencia, Folk U, Panám, Épica, Antes era mejor, Panda Sonora, Año nuevo, Bahía) y un homenaje retro -a mi juicio, un poco patético- a los 80s (Atrapado en los 80). El disco incluye también una sección multimedia con dos videos: un collage de imágenes en vivo y una interpretación en vivo de Bahía con pantallas gigantes mostrando el concepto artístico de Aeropuerto.

Personalmente, me incomoda un poco la disparidad entre algunos temas muy de guitarras y otros muy electrónicos, también la gran cantidad de temas instrumentales; pero para ser un disco debut de una banda relativamente joven está muy bien. No hay que perderlos de vista, en la medida que evolucionen podrían convertirse en una de las propuestas más interesantes de electropop de Suramérica.

Enlaces Relacionados

20050908

Bacalao Men - El Nuevo Bugalú (2005)

thumbnail¿Alguna banda suena más caraqueña que Bacalao Men?. Lo dudo.

El Nuevo Bugalú es el segundo trabajo de esta banda, que en el 2001 nos deleitó con un excelente disco debut. De nuevo nos presentan una mezcla de diversos ritmos como la salsa, rock, dub, bugaloo, todo esto intermezclado con influencias electrónicas, scratches y percusión afrovenezolana.

Mucho del material disponible en este disco ya formaba parte de los conciertos que la banda venía ofreciendo desde hace aproximadamente dos años. En el camino, han ocurrido cambios en la formación. Recuerdo haber salido con desagrado de un concierto en el Celarg, debido a la ausencia de Vladimir Rivero en la percusión; fue el primer concierto para su reemplazo, y de verdad, no le fue bien (afortunadamente, Vladimir grabó en el disco). Más recientemente, se confirmó la partida de Rafael Gómez (voces y guitarra) quedando al frente de la banda Pablo Estacio (voz y bajo, ex Quinto Combo) y Sebastián Araujo (bateria, ex Sentimiento Muerto y Dermis Tatú), contando con diversos invitados.

Tal como se puede leer en los créditos del disco, Pablo y Sebastián decidieron grabar el disco juntando el esfuerzo de músicos invitados y buscando la manera de grabar con los integrantes retirados, para finalmente lanzar el disco bajo el sello de FNB Grabaciones (Fundacion Nuevas Bandas).

El disco abre con el tema que titula el disco, un bugaloo con scratches, buena sección de vientos y percusión afrovenezolana. Le sigue Bicicleta Intergaláctica, primer tema promocional del disco que tenía bastante tiempo estrenado en los conciertos en vivo. El Comegente (segundo sencillo del disco) es una irónica referencia a Dorangel Vargas, el "comengente de San Cristobal" (¿lo recuerdan?). El siguiente tema, Japonés, es una excelente Salsa al mejor estilo Bacalao. Acercándose a la mitad del disco está Zancudo, una irreverente manera de describir el contagio de Dengue a través de una picada de mosquito ("¡ponte mosca con el zancudo!"). En el sexto tema una bala describe su trayectoria, tema que fácilmente pudo ser inspirado en la escena de la trayectoria de bala de Natural Born Killers, llevándola -por supuesto- a un contexto criollo.

En la mitad del disco hay un tributo funkie a uno de los íconos caraqueños de los 80s, el Malibú. ¿Quién no se montó en los 80s en un Malibú de esos super cuadrados?. Este tema desde hace tiempo es uno de los favoritos de la gente en los conciertos (junto con El Picó, del primer disco), tanto por el ritmo como por los detalles de la época ("ventana fija por atrás", "tiene butacas de vinil, de esas que son de una sola pieza", "vámonos a la playa a fumá"). Como buen complemento, la sigue el instrumental Malibu 1.1.

El noveno tema del disco (No como lo que es nada) es una referencia malandro-callejera seguida por Casabe con Wasabe, un tema con buen ritmo, pero algo repetitivo en la letra.

Antes del final, nos dejan un tema que parece una canción de cuna, pero es una canción dedicada al Insomnio... buen momento para relajarse. El disco cierra con una oración a San Cayetano, patrono de los que están solos. Al terminar, uno queda con ganas de darle play de nuevo al reproductor.

Ahhh, ¿dije que eran la mejor banda nacional activa?. De esto no queda dudas.

Enlaces Relacionados